fbpx
+1 (647) 833 1171 info@lisbethherrera.com

Es prudente decir que en el 2020 aprendimos más de lo que creíamos posible acerca de diversos tópicos, pero sobretodo aprendimos a desinfectar. Desde cómo lavar nuestra ropa en medio de la pandemia hasta cómo eliminar virus en las superficies; el año que pasó nos llevó a cuidar más de nosotros y de nuestra familia. 

Por esta razón hoy te dejamos un resumen detallado de lo aprendido.

  1. No es lo mismo limpiar, desinfectar y sanitizar

Tal y como lo lees, hay una diferencia entre estas tres acciones. Limpiar tienen que ver con la estética para lograr que todo se vea resplandeciente. Por ello el tope de tu cocina puede verse libre de sucio pero ser el terreno ideal para el crecimiento de bacterias peligrosas.

Ahora, sanitizar y desinfectar están ligadas a reducir la contaminación, pero el desinfectar implica matar los gérmenes, bacterias y virus casi en su totalidad.

  1. Es necesario limpiar antes de desinfectar o sanitizar

¿Sabías que los productos químicos que se utilizan para desinfectar no funcionan si el área no está limpia? Esto es lo que ocurre: los virus y bacterias se pueden ocultar en cualquier material orgánico o sucio que se encuentre en las superficies alrededor de tu hogar reduciendo la efectividad del producto desinfectante. 

Para asegurarte que estás desinfectando, siempre deberás utilizar jabón o un limpiador todo uso antes de utilizar el desinfectante.

  1. Evita utilizar cloro pre-diluido

El cloro es una sustancia efectiva para matar gérmenes incluyendo coronavirus, pero para asegurarte que haga bien su trabajo es necesario diluirlo justo antes de utilizarlo y no guardar lo que sobre ya que la temperatura y luz desestabilizan el poder del mismo. 

  1. Alcohol al 70% puede ser mejor que al 90%

Tal y como lo lees, el alcohol al 90% puede ser muy fuerte en algunos escenarios, como cuando limpias ciertas superficies. Esto está relacionado con el contenido de agua, lo cual permite que el alcohol impregne la pared de la célula y la destruya.

  1. Dejar el producto en la superficie por el tiempo recomendado

Ya sabemos que todos estamos apurados (en medio de la pandemia inclusive) sin embargo es importante leas la etiqueta de cada producto desinfectante que utilices ya que todos y cada uno tienen un tiempo específico para hacer su trabajo de forma adecuada.

  1. Una plancha o máquina de vapor ayudan a desinfectar

Si alguien está enfermo o llegase a enfermarse en tu casa es importante lavar su ropa con un producto esterilizante como cloro o un producto similar, pero ¿qué ocurre si no tienes alguno de estos a la disposición? Muy fácil, utiliza una máquina con vapor o la plancha y dile adiós a los gérmenes.

  1. No necesitas desinfectar todas las superficies todo el tiempo

Si de prevenir hablamos, es importante mantenernos vigilantes ante la rápida transmisión del coronavirus y otras enfermedades; pero limpiar todas y cada de las superficies de tu casa a cada rato no es la mejor manera de abordarlo. 

Por esta razón los especialistas en la materia recomiendan practiquemos lo que se conoce como “higiene enfocada” donde solo se desinfectan frecuentemente las áreas de mayor tráfico como por ejemplo, el mesón de la cocina o los mangos de las puertas. 

Ahora que iniciamos un nuevo año es importante mantener las buenas prácticas para prevenir y recordemos que estresarnos desinfectando nuestro hogar constantemente puede llegar a tener el efecto contrario al que buscamos.