+1 (647) 833 1171 info@lisbethherrera.com

Hay que admitirlo: no a todos nos gusta o tenemos tiempo para hacer del mantenimiento de la casa nuestro segundo trabajo. Sin embargo, asumir simples hábitos que no tomen mucho de nuestro esfuerzo, nos ayudará a mantener el hogar impecable.

1. Quitarse los zapatos al llegar: no ir más allá de la puerta de entrada. Los zapatos están repletos de sucio y gérmenes. Decora tu entrada con una alfombra o una pequeña zapatera para que tu familia pueda deshacerse de ellos sin mayor problema.

2. Arreglar la cama: todos las mañanas antes de salir de casa. Incluso si el cuarto no está totalmente recogido, una cama tendida hará que luzca más ordenado.

3. Limpiar la ducha: si tienes puertas de vidrio en tu ducha, es ideal que al terminar de bañarte limpies la superficie con un pequeño haragán. Tomará alrededor de 30 segundos y evitará que se acumulen marcas de agua y mugre.

4. Limpiar el lavamanos: nadie quiere ver los rastros de pasta dental. Tener un pote de toallitas húmedas a la mano hará la tarea mucho más sencilla, solo toma 1 y se verá impecable.

5. Limpiar los topes de la cocina: esencial para evitar que se acumulen restos de comida y grasa en el mesón.

6. Limpiar on-the-go: por ejemplo, si estás preparando una comida y debes esperar mientras los alimentos se cocinan en el horno, puedes ir lavando los utensilios que ya usaste o limpiando parte del mesón que ya no usarás. De esta manera, cuando la cena o el almuerzo estén listos y termines de comer, sólo tienes que meter la vajilla en el lavaplatos.

7. Hacer una rápida limpieza al final del día: antes de acostarte, recoge los juguetes de los niños, cuelga las chaquetas, descarta lo que sea basura. Si todos ayudan, no tomará más de 5 minutos y te ayudará a ver todo más organizado y tener una mañana más tranquila al dia siguiente.

8. Recoger la ropa: antes de ir a la cama, asegúrate de recoger toda la ropa que esté regada o fuera de lugar. Guinda las chaquetas, coloca la ropa sucia dentro de la cesta y guarda lo que piensas volver a usar. En la mañana, dobla y guarda tu pijama en tu lugar de preferencia.

9. Abrir una puerta, o dos: abrir la puerta de la entrada o del patio trasero por un rato es ideal para ventilar la casa, eliminar olores de comida y refrescar el ambiente.

10. Cerrar una puerta, o dos: es muy difícil mantener cada espacio de la casa limpio y ordenado, más cuando tienes hijos pequeños y hay juguetes por doquier. Un truco para hacer lucir tu hogar presentable en caso de que tengas visita y no hayas tenido tiempo de recoger es cerrar las puertas. Cierra las puertas de sus habitaciones y el desorden se hará “invisible”.

Hábitos sencillos y fáciles de adaptar harán que nuestra casa luzca siempre impecable sin mucho esfuerzo. Si se te ocurre otra idea, no dudes en compartirla con nosotros aquí abajo.

Recuerda contactarme si tienes alguna duda en cuanto al mercado inmobiliario en el GTA, con gusto te atenderé y guiaré en el proceso que quieras iniciar.